Redes de Maestros y Política Pública Educativa (PPE) -vinculación y participación-.

 

 

Con respecto a los maestros investigadores y sus redes y comunidades, abordamos un problema multidimensional y complejo en el campo educativo y de la investigación/innovación, basado en el desfase manifiesto entre las expectativas sobre el papel fundamental del educador para nuestra sociedad y su capacidad y condiciones materiales para realizarlo de una manera autónoma, agente y contextualizada. Se configura en la actualidad un escenario en el que, aunque los y las maestr@s han asumido un protagonismo indiscutible en la sociedad colombiana y han recibido un amplio acompañamiento del Estado con el apoyo del sector privado y la sociedad civil, se siguen presentando grandes rezagos frente a un objetivo más amplio pero ineludible de que los mismos maestros asuman el liderazgo continuado y vinculante en otros niveles sociales, tanto para el mejoramiento de los aprendizajes de los educandos, pasando por la gestión educativa que necesitan las escuelas en tanto entornos complejos y singulares, generando finalmente una repercusión más decisiva en mejoramiento de la calidad de vida de los y las educandas.

Durante la última parte de nuestro conversatorio “RETOS PARA LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA Y PEDAGOGICA HECHA POR MAETR@S INVESTIGADOR@S EN SUS REDES Y COMUNIDADES”  tuvimos la oportunidad de escuchar diferentes posiciones en relación a las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los objetivos que se pueden identificar en las actuales Políticas Públicas Educativas (PPE) de formación y desarrollo profesional docente; cuáles son sus fortalezas, debilidades, oportunidades y retos? ¿Por qué apostarle a las redes de maestros como una PPE? ¿Cuál sería su papel dentro de las PPE de formación y desarrollo profesional docente? ¿Cómo contribuirían a la calidad educativa?

Al respecto, el maestro mexicano Raúl Vargas justifica la posición de que el enfoque capacitador de las políticas públicas sobre formación y desarrollo profesional docente significan la perversión de la PPE (1). Los procesos capacitadores generalmente no han dado los resultados prometidos, y generalmente se culpabiliza es a los maestros y se justifica así procesos de evaluación y tamizaje en la profesión. Pero la profesión docente involucra mucho más que los estándares, si realmente quiere dirigirse hacia la formación integral de los educandos. Hay que defender decididamente esta última visión en las Políticas Públicas, y en Colombia la participación de los sindicatos es una gran oportunidad en este sentido, e inclusive se ha teorizado en nuestro país sobre el docente como sujeto político, a través de autoras como Cristina Martinez Pineda (2).

Por su parte el profesor Jahir Buitrago tiene la percepción de que las políticas públicas educativas a veces son más un obstáculo para el ejercicio docente en el aula. Los hacedores de política pública muchas veces no son educadores, e implementan iniciativas descontextualizadas de los problemas y necesidades reales en cada región, y que riñen con sus culturas locales. El maestro se debe plantear el reto de acercar más las realidades y las políticas públicas. Es por esto que afirma el profesor Buitrago que las redes apalancan procesos de transformación en nuestros territorios de práctica, a través del compartir y transformarnos a nosotros mismos. Las redes de maestros pueden ser así herramienta de construcción y autoconstrucción sobre la figura del docente.

El doctor Julio Rojas agrega que las redes rediseñan los patrones por los que nos relacionamos y colaboramos entre pares. Ya no se basan en la identidad, que es excluyente. Más bien integran a las personas a partir de intereses, y permite que las interacciones se amplíen, en vez de limitarlas. Hay que conocer mejor esta nueva manera de integrarnos, con análisis específicos sobre aspectos como el intercambio o la agregación, y fenómenos como el de bola de nieve y las tendencias, o la identificación estructural de las diferentes redes, a partir del corpus teórico ya desarrollado en esta temática.

Contamos con la participación de Andres Medaglia, quien habló desde su propia experiencia acerca de que en las redes no se necesita membresía, sino que se adhiere a partir de los intereses identitarios. Por consiguiente, las interacciones promovidas alli generan análisis autoreflexivos,  subjetivos y sociológicos más interesantes, por su flexibilidad e incentivo intrínseco de la motivación para interactuar y converger en espacios y tiempos comunes.

En otra de las participaciones del público se afirma que los últimos paros del magisterio en Colombia se ha puesto en tela de juicio la convicción y organización gremial de los maestros, ya que hay mucha confusión frente a lo que identifica o lo que aleja al colectivo de maestros. Es muy fácil generar discordias entre colegas docentes, y es más difícil aún halarlo fuera de su zona de confort. Pero es necesario demostrar nuevas maneras organizativas y diferentes perspectivas de relacionamiento e identidad en el magisterio, que permitan identificar en la educación las respuestas frente a nuestros actuales tiempos de crisis.

Finalmente, el profesor Santiago Beltrán concluye que al participar en redes de maestros se va en contracorriente con la cultura neoliberal, que relega a los docentes a tareas operativas; en las redes se rescata la subjetividad y el sujeto colectivo como agentes. También se vivencian otras formas de relacionarnos, diferentes a la instrumentalización del otro. Finalmente, participar en una red da la oportunidad para conocer a personas que comparten con uno intereses y visiones de mundo, generandose así un apoyo moral importante.

Ir a la entrada anterior…

Conclusiones del Conversatorio.

Nuestra relatora de la jornada y Coordinadora de Gestión en REDINCOL, Jeimmi Carvajal, nos presentó las 3 conclusiones principales del conversatorio:

  1. La potencialidad de las redes de maestros está en que el trabajo colaborativo que practican es disruptivo y puede entrar a generar transformaciones desde procesos auto-reflexivos, que empiezan por mirarse desde adentro y terminan por impactar hacia afuera.

  2. El uso de las nuevas tecnologías y todo lo que evoca la nueva sociedad virtualizada demanda principalmente nuevos paradigmas de comunicación y nuevas estrategias para acercarnos los unos a los otros.

  3. Dentro de esas nuevas estrategias de comunicación e interacción, específicamente para el campo de la educación y la investigación educativa, hay tareas pendientes: a) asumir de manera mas apropiada y pertinente las discusiones sobre política pública educativa, y b) demostrar que desde la empatía y el trabajo colaborativo se pueden transformar ambientes educativos.

(1) Vargas, R. y Alonzo, M. (2016). El Acompañamiento Formativo: un sustento alternativo ante la política pública de asesoría en la educación básica. En Temas de Formación Docente. Reflexiones, diálogos y propuestas. Ed. CAPUB. México.
(2) Martínez, María Cristina; (2006). La figura del maestro como sujeto político: el lugar de los colectivos y redes pedagógicas en su agenciamiento. Educere, abril-junio, 243-250.

Autores:

Juan Guillermo Londoño Sánchez. Director Estratégico REDINCOL

Jeimmi Paola Carvajal Guzmán. Coordinadora de Gestión REDINCOL

Dejanos tus comentarios