Incidencia y Potencialidades de la Web 3.0 en el escenario educativo (1er parte)

Nuestra ciudad cuenta con una gran potencialidad intelectual para aportar a la Sociedad del Conocimiento; sin embargo temas como la cooperación, la responsabilidad compartida y la participación activa no son temas con gran resonancia o apropiación en  las Instituciones Educativas, más allá de los currículos. Sigue siendo muy corriente que el aprendizaje y la producción de conocimiento se realice de manera individual por cada agente o sujeto de manera individual, en casos puntuales, cada maestr@ por su cuenta y utilizando herramientas TIC como buscadores, repositorios, archivos de una manera unidireccional y privada.

Ya en la etapa de divulgación y difusión de la información y el conocimiento, se puede notar que de los miles de productos e informes de investigación que se producen en el campo educativo anualmente, solo un porcentaje realmente bajo son los que llegan realmente a tener un impacto sostenido en las políticas públicas, el sistema educativo, o la eficacia de las herramientas pedagógicas. Tampoco es común que se genere un eco entre maestros para aprender de la experiencia de sus pares, retroalimentar su propio conocimiento y alimentar el de sus colegas y alumnos.

Parece extraño que en una Sociedad del Conocimiento, ampliamente “conectada” digitalmente sigamos experimentando amplias barreras y desconexiones entre los distintos agentes y entidades educativas, y de estos con sus contextos y problemáticas reales. Estas barreras han precipitado en muchas ocasiones la voluntad del maestro para hacer una labor investigativa para el mejoramiento continuo de su práctica, dada la falta de disponibilidad eficiente de mecanismos comunicativos y bases de datos fácilmente navegables y digeribles, que sirvan al aprendizaje entre maestros desde sus propias experiencias o las de sus colegas, mermandose la capacidad  creativa y de innovación educativa del maestr@ y por supuesto la de sus alumnos.

 

La Educación sucede todo el tiempo. No podemos limitar elhecho educativo solamente al aula de clases. Lo que sucede cada momento en nuestro entorno, en casa, en la calle, en la web, la escuela, el colegio, la universidad, representa importantes experiencias de vida y aprendizaje que conforman nuestros aprendizajes. Podemos ver en la interacción social a la que nos encontramos expuestos permanentemente una de las fuentes más comunes de aprendizajes significativos. Este fenómeno trasladado a la realidad virtual de la web 3.0 da partida a la creación de conocimiento colectivamente. En este sentido es importante retomar al Profesor Derrick de Kerckhove cuando afirma:

“Las Redes Sociales son algo más que una palabra de moda del momento; son el “destino natural” de Internet.”

Así, el sentido social en la web ya viene intrínseco, por tanto Internet se convierte en una Red Social mundial donde habita la sociedad de la web 2.0 y 3.0: aprendemos en ella, compramos, discutimos, conversamos, vemos películas, nos acompaña en el coche, trabajamos en ella. Las redes sociales nos permiten conocer a más personas y relacionarnos digitalmente con ellas a tal punto que la relación entre las personas ya no se determina por la distancia, ubicación u otras barreras que nos limitan en la realidad. La internet nos ha permitido superar esas barreras, y de hecho ha potenciado nuestras acciones para colaborar, interactuar, innovar y co-crear.

Ver siguiente publicación…


Autores:

Luis Guillermo Salamánca. Administrador TI

Juan Guillermo Londoño. Director estratégico REDINCOL

Jeimmi Paola Carvajal. Coordinadora de Gestión REDINCOL

Dejanos tus comentarios